¿Por qué una comunidad de mujeres?

Te has preguntado ¿Por qué es esencial para las mujeres empoderar a otras mujeres?.

El mundo de los negocios puede ser un ambiente considerado con muchos riesgos, y eso requiere una persona fuerte para tener éxito. Y tradicionalmente, esa fuerza se ha asociado con la masculinidad.

Teniendo a disposición toda la data que refleja la inequidad de género es indispensable que entre mujeres nos apoyemos mutuamente y rápido. 

Parte de nuestra misión debe ser ayudar a mujeres a conectarse entre sí para hacer del mundo un mejor lugar con mayores oportunidades.

Esta visión da impulso al esfuerzo para construir una comunidad de mujeres fuertes, que se ayudan mutuamente para lograr el éxito y con su experiencia guiarán a las nuevas generaciones de niñas ascender en la escala hasta la edad adulta. Mujeres que ayudan a las mujeres: puede ser un movimiento real, es desarrollar una hermandad para un mañana mejor.

En el mundo desarrollado y post pandemia la colaboración y unión marcaran la diferencia para la evolución y adaptación en estos tiempos de grandes retos.

Aquí cinco razones específicas por las cuales todas las mujeres deberían trabajar para empoderar a otras mujeres:

1. Ayudar a una mujer ayuda a todas las mujeres.

Cuando alguien nos sonríe, naturalmente le devolvemos la sonrisa; Cuando alguien sufre, nuestros cuerpos también reflejan esa emoción y sensación física. La investigación de James Gross en Stanford muestra que nuestro cableado para la empatía es tan profundo que, simplemente al observar a otra persona con dolor, se activa la “matriz del dolor” en nuestro cerebro

La activista de derechos humanos y autora contribuyente de Leading Women, Rebecca Tinsley, escribe que las mujeres occidentales a menudo tienen dificultades para responder a las necesidades de los países en desarrollo. Se sienten abrumados por la urgente sensación de necesidad, por lo que eligen hacer la vista gorda. Sin embargo, Rebecca no podía hacer eso en su propio trabajo. Cuando conoció a los refugiados de Darfur, escribió sus historias y fundó su propia fundación para educar a las mujeres y los niños que sobrevivieron al genocidio. Ella aconseja a las mujeres occidentales que elijan una pequeña población para comenzar y ver cuánto cambio puede crear. Uno de los programas de Rebecca ha transformado 50,000 vidas con todos trabajando para ayudar a otros.

2. Es nuestra naturaleza y saca lo mejor de todas nosotras.

Parte de nuestro instinto de supervivencia es ayudarnos mutuamente. Es sorprendente ver a las personas que han perdido todo volverse a ayudar a otras personas en momentos catastróficos. Las peores circunstancias parecen sacar lo mejor de nosotros. Pero no debemos esperar una catástrofe para ayudar a otros.

3. Es el mejor regalo que puedes hacer (y no cuesta un centavo).

Cuando le muestras a alguien que crees que tiene valor, puedes transformar su vida.

La autora Marcia Reynolds una vez contó una historia sobre el punto más bajo de su vida, cuando se encontró en la cárcel. Se conectó con un recluso que la despertó y la retó a que descubriera quién era más allá de tratar de ser la mejor en todo. Todo lo que se necesita es que una persona se acerque a otra y le dé el don de la autoestima. La amabilidad es portátil y siempre está disponible para nosotros. Solo tenemos que tomar la decisión de aprovecharlo.

4. Vivirás una vida más larga y feliz.

Todos hemos escuchado el dicho: “Es mejor dar que recibir”. Ahora la ciencia está respaldando eso. Cuando das se acompaña de sentimientos desinteresados, en realidad activa los centros de placer del cerebro, liberando endorfinas. Esta reacción química, a su vez, reduce la inflamación, que causa una serie de enfermedades que amenazan la vida, desde el cáncer hasta la enfermedad cardíaca.

Más allá de la acción de dar tu tiempo, tesoros o talentos, el proceso de conexión con los demás es lo que nos da más longevidad. Las interacciones sociales positivas, como “elevarse mutuamente”, en realidad agregan años de vida feliz y sin estrés a nuestras vidas.

5. Puedes conectarte con otros para transformar el mundo.

Las mayores hazañas de los esfuerzos activistas a lo largo de la historia, en todo el mundo, provienen de la comunidad y la conexión. Es hora de que todos nos conectemos, nos acerquemos y nos levantemos. Puede comenzar con una palabra amable, una mano amiga o simplemente recordando conectarse y reconocer la importancia de las personas que conoces.

Ahora que ya conoces los beneficios de formar una comunidad de mujeres, para empoderarnos entre nosotras, es por eso que te invitamos a ser parte de Muver, mujeres en movimiento.